¿Sus orígenes?

El nacimiento de las criptomonedas se remonta al año 2009 cuando el desarrollador japonés Satoshi Nakamoto creó el Bitcoin, una de las más conocidas en la actualidad.
Sin embargo, el concepto de criptomonedas ya había sido discutido en 1998, pues Wen Dai planteó la idea de un dinero que operara de manera descentralizada.

Luego del Bitcoin han surgido un sinfín de criptoactivos como el Namecoin, Litecoin, Freicoin, entre muchas otras.

El ascenso a gran escala del Bitcoin trajo consigo varias innovaciones tecnológicas y sociales, las más importantes de la última década.
A pesar de que se creó en 2009, no fue sino hasta el 22 de mayo de 2010 cuando se produjo la primera transacción y a partir de allí se inició el proceso de oferta y demanda en el mercado.

Tomó alrededor de un año y medio para que Bitcoin tuviera valor y su precio inicial fue de 10 centavos por un Bitcoin.

En agosto de 2013 comenzó el auge de esta criptomoneda y ya su valor se había multiplicado. El criptoactivo valía más de 105 dólares.

Dos años más tarde, en enero de 2015 pasó a costar 225 dólares y así sucesivamente fue incrementando su valor hasta llegar a los miles de dólares que cuesta hoy en día un Bitcoin y al igual que el resto de los mercados, su curva depende de la ley de la oferta y la demanda.

Es una moneda tan popular que se calcula que aproximadamente 10 millones de personas tienen una billetera Bitcoin y es por ello cientos de empresas de todo el mundo han hecho que sea fácil de usar.

Ante esto, muchas compañías de consumo están aceptando Bitcoins y criptomonedas en general, así que si no ha invertido en ellas este es el momento de comenzar a hacerlo en este mercado que despegó y va en constante crecimiento.