KPMG, la primera consultora en aceptar criptomonedas en Uruguay

Las criptomonedas están revolucionando al mundo y no nos extraña que dentro de poco comiencen a regir aún más los mercados económicos y financieros que nos rodean. Esto se evidencia en que cada vez más son la empresas que se suman a la iniciativa de realizar sus transacciones en algún tipo de moneda digital, más específicamente del Bitcoin.
Gracias a esta expansión de las monedas digitales, diferentes empresas han canalizado el pago de sus servicios vía internet y, como les ha funcionado bien, han decidido hacerlo cada vez con más frecuencia.
Tal es el caso de la empresa KPMG Uruguay, una consultora de mercadeo y auditora que se convirtió en la primera de su rubro en el país en recibir una criptomoneda (Bitcoin) como forma de pago a cambio de sus servicios comerciales y profesionales, lo que la convierte automáticamente en la pionera en este tipo de intercambios.

El cliente, que era una empresa de tipo starup estrechachamente asociada a las criptomonedas y al blockchain, contrató los servicios de KPMG como asesores de su marca para impulsarse y el acuerdo final fue cerrado en dinero, pero no en el tipo de dinero al que estamos acostumbrados sino con una moneda digital.
Esto marca un gran paso hacia la nueva era, en donde cada vez más son las interacciones económicas que existen entre las criptomonedas con el pasar del tiempo tanto las empresas como las personas confían más en su uso y en la seguridad de las mismas.
Tan es así, que el uso del blockchain o cadena de bloques, que es de alguna manera es lo que da soporte al Bitcoin, ha dejado de ser exclusivo para esta moneda digital y se ha expandido a otras áreas de negocios gracias a que no es vulnerable, es difícil de burlar y representa un sistema muy seguro en el almacenamiento de datos.
Así que por donde lo veas estamos ante una inminente visión futurista en la que las criptomonedas serán las protagonistas de muchos escenarios económicos y financieros a nivel mundial y estaremos obligados de alguna u otra forma a migrar a las nuevas tecnologías.

No todo es color rosa
Por su parte, hay quienes mantienen una posición reacia hacia las criptomonedas, argumentando que no serán duraderas en el tiempo gracias a la volatilidad propia de su mercado y que están destinadas al fracaso.
Para quienes piensan así, es un alegato el hecho de que en 2017 el Bitcoin pasara de costar un poco más 1000 dólares a 20 mil, que ha sido su precio máximo en la historia de esta moneda, cuando se cotizó a un precio bien elevado y que hoy por hoy (finales de junio de 2018) haya descendido a un poco más de 6000.
Estos detractores, que normalmente son personas o empresas apegadas a las creencias tradicionalistas, no consideran viable que los gobiernos autoricen la utilización de las criptomonedas en contraposición al papel moneda regular y por eso las catalogan como un mercado completamente inestable.
Aún así son muchas personas quienes sí apuestan al Bitcoin y a las monedas digitales en general. No en vano se están cotizando en las bolsas de valores más afamadas del mundo, así como también es evidente la creación de contratos a fututo en Bitcoin.
Esta hazaña de KPMG en Uruguay marca una pauta hacia el futuro que probablemente será copiada por muchas más que se dediquen a estas o a cualquier rama de la economía. Esperemos a ver qué pasa a mediano plazo, pero lo que se vislumbra es un buen panorama para el Bitcoin en cualquier ámbito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *